Padre nuestro: El modelo de oración de Jesús

Comparte este artículo

Por medio de este post conocerás sobre el modelo de oración que nos de Jesús cuando oró el Padre nuestro con sus discípulos y ¿Cómo orar correctamente?

Padre-nuestro 1

Padre nuestro

Durante la vida y el ministerio de Jesucristo en la Tierra, una de las disciplinas que impactaron a sus discípulos fue la constancia, la entrega y disciplina que Jesús tenía con la oración. El evangelio de Marcos nos relata como Jesucristo se levantaba de madrugada a tener comunión con Dios.

De acuerdo a la Palabra de dios para tener comunión con Dios es a través de la oración, la alabanza y la lectura de las Santas Escrituras.

Marcos 1:35

35 Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

En el contexto del Evangelio de Lucas 11, suponemos que los discípulos estaban buscabando al Señor Jesucristo y lo encontraron orando en un lugar apartado. Tanto les impactó la disciplina, constancia, dedicación y tiempo que entregaba Jesucristo a la oración que ellos decidieron pedirles que les enseñara cómo se debe orar.

Lucas 11:1

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

Padre-nuestro 2

Vida en oración del Señor

Los discípulos de Jesús se dieron cuenta que el poder de un cristiano, se encuentra en la comunión que puede haber entre un discípulo y Dios. Esta comunión sólo es posible a través de la oración y la santidad.

La comunión se puede alcanzar a través de la oración y de la santidad. En esta comunión es dónde nuestro Padre Celestial ha escondido el poder espiritual de sus hijos. El éxito de la vida terrenal de Cristo se encontraba en esos momentos de comunión que tenía con su Padre Celestial.

Ante la inquietud de los discípulos por preguntarle al Señor cómo debemos orar, nuestro Señor Jesucristo les presenta un modelo de oración. El padre nuestro no significa que es una oración dada para ser repetida como muchos seguidores de Cristo suelen hacerlo.

La Palabra de Dios nos advierte que las vanas repeticiones no son escuchadas por el Padre. En Mateo 6: 7 el Señor Jesucristo nos advierte que no debemos utilizar estas repeticiones creyendo que mientras las hacemos nuestro padre escucha.

Mateo 6:7

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

Esto significa que el Señor no escucha por la cantidad de rosarios que puedan rezar algunos creyentes. Tampoco es el tiempo que se le dedica a la oración y mucho menos el número de palabras que se le dedican a una oración. Lo importante en este caso es la calidad de la oración. En este sentido, Jesucristo no utiliza el padre nuestro para que sus discípulos la repitan constantemente, sino que representa un modelo a seguir en nuestras oraciones.

Repetir la oración del padre nuestro contradice la enseñanza que Jesús nos dejó en Mateo 6:7. Insistimos en que es un modelo de oración. Como un patrón para que nosotros sus discípulos tengamos un modelo a seguir al momento de orar.

Ahora bien, si alguien o algún cristiano desea elevar en oración el padre nuestro, no hay ningún problema, pero no se debe hacer de manera memorística, sino que verdaderamente se aprenda lo que significa cada frase del padre nuestro.

padre-nuestro 3

Análisis del Padre nuestro

Leamos lo que Jesús nos enseñó

Lucas 11:1-4

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

Padre-nuestro 5

Lo primero que Jesús nos enseña es saber dirigirnos a Dios. Lo primero que introduce es la frase padre nuestro. Entonces, debemos aprender que todo cristiano, luego de aceptar a nuestro Señor Jesucristo como nuestro Dios y Salvador, el cielo nos adjudica, nos otorga un poder, un derecho, una autoridad que no todos los seres humanos tienen y es ser llamados hijos de Dios.

Juan 1:12

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Esto nos aclara que conforme a las Sagradas Escrituras, no todos los seres humanos son hijos de Dios. La Biblia dice que antes de ser cristianos, estábamos muertos para Dios. En este contexto, Dios solamente  era nuestro creador, todos somos criaturas de Dios, pero no todos de acuerdo a la Biblia somos hijos e hijas de Dios. Es importante que el cristiano sepa que ha entrado en una relación filial con el creador del universo. Por esta razón ahora podemos decir Padre.

Padre-nuestro 6

Por esta razón ahora podemos decir Padre o papito lindo ¡Abba padre! Esta relación filial me permite acercarme y hablarle como un verdadero Padre. El autor y originador de nuestra vida espiritual ahora ciertamente es nuestro Padre como lo afirma su Palabra:

Romanos 8:15

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

A leer este versículo podemos darnos cuenta que somos hijos adoptivos de nuestro Padre celestial. Entonces antes que nosotros recibiéramos a nuestro Señor teníamos temor y nos escondíamos de Dios. Tal como lo hicieron nuestros padres Adán y Eva cuando el pecado entró en la Tierra.

Ambos se escondía de Dios y se desconectaron del cielo. Entonces, por herencia, el ser humano comenzó a transitar la vida con ese temor.. Al no tener una relación con Dios, se interrumpió esa relación. Al separarnos de Dios fuimos destituidos de la Gloria de Dios. Esto significa la muerte espiritual.

No obstante, el Señor nos creó con la eternidad en el corazón y por esta razón siempre la humanidad a tratado de hallar a Dios. Lo que el hombre nunca entendió es que es el Padre quien nos busca. Tal como lo hizo con Adán cuando se escondía de la presencia de Dios.

Padre-nuestro 7

Eclesiastés 3:11

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

Como hemos referido anteriormente, nuestro Padre celestial nos adoptó nos colocó en la posición de hijos. La palabra herencia, significa que hemos sido colocados con los privilegios de un hijo verdadero, por eso a Jesucristo se le llama nuestro hermano mayor. Pero debemos dejar claro que Jesucristo es el único Hijo Unigénito de Dios, simplemente porque tiene la esencia de Dios y es Dios en la carne.

Padre-nuestro 8

Padre nuestro

Jesucristo agrega al inicio de la oración un adjetivo y es nuestro. Esto significa que no solamente es mi Padre, sino que es nuestro padre. Significa que hay una familia que lo adora, que le sirve en santidad a nuestro Padre celestial. Cuando nos acercamos a Dios debemos orar por esa familia espiritual que tenemos y es la Iglesia.

Efesios 6:18

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Entonces cuando el cristiano va a orar, no solamente debe hacerlo por sus necesidades que son naturales, sino también debe interceder por sus hermanos espirituales de la Iglesia o por las necesidades de aquellos cristianos a quienes conoce para que nuestro Padre escuche nuestras prerrogativa.

La Palabra de Dios nos insta a orar por las autoridades, por nuestros padres, por nuestros hermanos carnales, nuestros hermanos de la Iglesia, por las personas que no son salva, las personas que son salvas, por los pastores.

Es importante orar por los enfermos, por los hermanos que han perdido su empleo, aquellos que tienen problemas familiares. En este punto es importante tener algunas ideas de cómo orar. Es por esta razón que te invitamos a ingresar a los siguientes enlace que te muestran cómo orar en distintas circunstancias como Oración de agradecimiento a DiosOración para pedir perdónOración poderosa para la salud

Que estás en los cielos

Además de reconocer nuestra relación filial con nuestro Padre, debemos saber que nuestro Dios no se encuentra en este planeta, sino que conforme al Padre nuestro, el Señor está en los cielos.

Esto nos indica que nuestra ayuda, pronto auxilio, el amparo no lo hallaremos en la Tierra, sino que proviene de lo alto. Así que no estamos orando para que nadie nos resuelva nuestro problema en este mundo, sino que en en las moradas celestiales encontraremos las respuestas a nuestras oraciones.

Cuando hacemos referencia  que estás en los cielos, estamos reconociendo que necesitamos ayuda fuera de este mundo eso es la fe.

Poner nuestra confianza en el poder, en el dinero, nuestros amigos nos acarrea conforme a la Palabra de Dios maldición. Debemos depositar nuestra confianza en Aquel que está en los cielos para que nos ayude conforme su perfecta voluntad (Jeremías 17:5).

Las Santas Escrituras dice en ¡ay de aquellos que regresas a Egipto. Recordemos que en el contexto de la Palabra de Dios, Egipto en el mundo un sus pasiones.

Isaías 30:1-2

!!Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!

Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.

Esta expresión de ¡Ay! implica dolor y Dios sabe perfectamente en dónde está puesta tu confianza, en los cielos o en la Tierra. Creer que alguien en este planeta con poder. con influencias pueden resolver nuestros problemas puede hacer que un cristiano caiga en el pecado de idolatría.

Santificado sea tu nombre

Jesús también nos recuerda qué el nombre de Dios es Santo. Santificado proviene de la palabra hagiaso significa separado diferente. Significa separado, puro. La santidad está relacionado íntimamente con la pureza.

El Antiguo Testamento en el Levítico 19:2, Dios le habla al pueblo de Israel a través de su siervo Moisés para que el pueblo de Dios sea Santo como Dios es Santo. En la Palabra de Dios, específicamente en el Nuevo Testamento nos dice que hemos sido llamados para vivir en santidad.

1 Pedro 1:3-4

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,

para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,

Separado apartado diferente

Dios entra a nuestra vida a hacernos santos. No significa que ya los cristianos somos mejores que otras personas, sino es porque el Espíritu Santo que mora en nosotros hace que la presencia de Dios entre a nuestras vidas. Esto nos hace ser diferentes a los demás, a los otros seres humanos.

Un ejemplo del Antiguo Testamento, iban Moisés caminando por el desierto y vio de repente un arbusto comenzó a arder y Moisés fue atraído por esa arbusto por un fenómeno físico. Cómo es posible que haya luz y fuego en una Zarza y no se convierta en cenizas y ardía y ardía y no se consumía la zarza.

Moisés atraído por ese fenómeno escucha una voz que lo llama y le dicen Moisés, Moisés y le ordena quitarse su calzado porque está pisando Tierra Santa.

Ese arbusto o zarza era exactamente igual que a todos los que se encontraban en ese lugar. Sin embargo, la diferencia radica en que la presencia de Dios estaba justo en ese arbusto y cuando la presencia de Dios entra a nosotros nos comienza a incendiar. En ese momento aún cuando atravesamos la muerte jamás atravesaremos la corrupción eterna.

Viviremos para siempre una vez que Dios entra tu vida. Hemos sido destinado para la eternidad en la presencia de Dios. Esto es lo que nos hace ser diferente, nos hace arder vivir separados de las cosas del mundo y sus pasiones.

De acuerdo a la Biblia en la antigüedad, el nombre reflejaba el carácter de la persona. En el caso del Padre nuestro, el nombre de Dios (YWHW) refleja que el carácter de nuestro Padre celestial es Santo.

Antes de que Abraham se encontrará con Dios tenía un nombre distinto al nombre que ahora lleva el  padre de la fe. Anteriormente se llamaba Abram. Cuando comienza a formar parte del plan de Dios, el Señor le cambia el nombre y le pone Abraham. Este nombre significa padre de mucha gente. De aquí se deriva la santidad de Dios. Su propio nombre nos refiere que es Santo.

Venga a nosotros tu reino

Con esta petición declaramos que nosotros cuando estamos orando debemos estar conscientes que el reino de Dios está dentro de nosotros. Al morar el Espíritu Santo de Dios en nosotros ya su reino está contigo y conmigo. Ahora bien, debes tener comunión y santidad con nuestro Padre celestial. Recuerda que Dios no habita en el pecado, ni en la inmundicia.

Hágase tu voluntad

Cuando el cristiano ora debe tener presente que más allá de nuestras peticiones y nuestras necesidades, debemos aceptar que se haga la voluntad de Dios en nuestras vidas, no importa cual sea. Cuando el Señor escucha nuestras oraciones comienza a dirigir nuestra vida según su Plan perfecto para cada uno de nosotros.

Danos hoy nuestro pan de cada día

Cuando Jesucristo nos está enseñando “danos hoy nuestro pan de cada día” se refiere al pan diario, no nos está hablando de la alimentación semanal, ni mensual. El Señor Jesucristo establece en esta oración, que debemos solicitar al Padre el auxilio diario de que nos provea diariamente.

Nuestras oraciones no pueden perderse en solicitudes que van a ser dentro de una semana dentro, de un mes, sino de lo que va a acontecer en el día a día. Ya que Jesús nos insta a que no nos afanemos en el día de mañana.

Perdona nuestras ofensas

Al momento de orar es necesario que reflexionemos, revisemos y expongamos  nuestro corazón. Esto con la finalidad de darnos cuenta de como estamos llevando nuestras vidas cristianas. A lo que nos estamos refiriendo es que debemos encontrar como estamos llevando nuestras relaciones intrapersonales y si éstas están conformes a la voluntad del Señor.

Si Dios Padre envió a su único Hijo para que fuera golpeado, torturado y crucificado en la Cruz del Calvario para que nuestros pecados fueran perdonados. Por que razón los seres humanos el perdonar significa un acto de debilidad y de difícil ejecución. Cuando leemos las Santas Escrituras nos damos cuenta de que el Señor nos da el mandato de perdonar y amar a nuestros prójimos, estos mandatos no contienen ni coletillas, ni agregado, esto significa que sin importar que debemos hacerlo.

No nos dejes caer en la tentación

Cuando en nuestra oración le pedimos al Señor que “no nos dejes caer en la tentación”, le estamos pidiendo que nos aparte de cualquier cosa que nos haga mal. Un ejemplo claro es cuando Jesús está orando en el Monte del Getsemaní y le pide a Dios Padre que le apartará esta copa, haciéndose referencia a las horas que se le vendrían por delante, pero también acepto la voluntad del Padre.

Líbranos del mal

Esta oración es importante entenderla como la petición que le hacemos al Señor de librarnos peligro que enfrentamos en este mundo. Recordemos que nuestra lucha no es contra carne, ni sangre, sino contra potestades.

Amen

Amén se traduce como “que así sea” y se utilizó en muchos versículos bíblicos donde nos aseguraban la aceptación de tanto bendiciones o juramentos que se daban en el Antiguo Testamento. Con la venida de Jesús, el Hijo de Dios, la palabra “amén” se utilizó en los Evangelios para la afirmación de que sus declaraciones son la verdad.

Ahora, para los más pequeños el siguiente video

(Visited 113 times, 1 visits today)

Deja un comentario