Versículos para el matrimonio que camina en El Señor.

Comparte este artículo

En este artículo encontrarás algunos versículos para matrimonios. El matrimonio es una etapa de la vida llena de desafíos y de bendiciones, entérate lo que dice la biblia sobre este tema.

versículos-para-matrimonios-2

Versículos para matrimonios, ¿Qué dice la biblia del matrimonio?

La biblia es el manual de vida que dejó Dios para la humanidad, en ella están libros de historia, ley, alabanzas y enseñanzas. Hay un sin fin de versículos y es seguro que nunca vuelves a leer uno de ellos de la misma forma. Siempre Dios habla a través de sus Palabras.

Aunque muchos escépticos no lo creen, la biblia cuenta una incansable historia de amor, de Dios tratando de redimir a la humanidad. Esta clase de amor inagotable era lo que Dios estaba pensando cuando puso orden en el universo, la historia del matrimonio es tan antigua como la creación misma.

Si quieres saber más sobre el amor descrito en la biblia te invito a ver el siguiente video, sé que será de bendición para poder comprender más acerca de cómo este amor se conecta con los versículos para matrimonios.

Los versículos para matrimonios están regados en todo lo ancho de las Sagradas Escrituras. Cada vez que se menciona el tema del matrimonio en la biblia, es tema de celebración. Este concepto es tan importante para el Señor que lo compara con el amor que Él mismo siente con su iglesia. No es cualquier cosa, no es solo sexo, es la unión de dos personas hasta tal punto que son una sola carne.

 Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella  para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable.  Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo,

Efesios 5:25-28

versículos-para-matrimonios-3

La mujer, el regalo de Dios para su siervo, el hombre.

El matrimonio no es solo un tema de alegría y celebración, para Dios era un necesidad que el hombre tuviera esposa y es así que creo la última de las especies. A deferencia de las bestias del campo, Dios hizo a Eva más hermosa que Adán, más fina delicada y agraciada.

Dios hizo del hombre y la mujer un dúo perfecto, que se complementan el uno del otro en todo. El matrimonio solo es la representación de este plan perfecto. Aquí, otro versículos para matrimonios

Luego, Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Le voy a hacer alguien que sea una ayuda adecuada para él». Y Dios el Señor formó de la tierra todos los animales y todas las aves, y se los llevó al hombre para que les pusiera nombre. (…) Sin embargo, ninguno de ellos resultó ser la ayuda adecuada para él. Entonces Dios el Señor hizo caer al hombre en un sueño profundo y, mientras dormía, le sacó una de las costillas y le cerró otra vez la carne. De esa costilla Dios el Señor hizo una mujer, y se la presentó al hombre, el cual, al verla, dijo:

«¡Esta sí que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar “mujer”, porque Dios la sacó del hombre.»
Génesis 2: 18-23

Nótese la alegría de Adán: ¡por fin! mi esposa (satisfecho) y estoy segura que Eva estaba llevada de la mano por Dios, estaba emocionada y extasiada al ver por quien la había creado. Somos creados uno para el otro.

Aunque la mentalidad de este siglo y el pecado de la humanidad quiera dañar la honra y el concepto del matrimonio, está en nosotros saber que no se trata de algo pasado y viejo, ni de una cosa superficial. Es un plan de amor, es el plan de Dios para la buena relación entre el hombre y la mujer.

parejas-5

El matrimonio, más que un contrato civil, un reto de vida.

Pero el matrimonio y el vivir como pareja no son cosa fácil. Siempre va a haber cosas que no nos gusten del otro, y eso no es malo ni anormal. Es completamente normal que durante el matrimonio hayan discusiones, lo importante en estos casos es recordar que nuestra naturaleza humana y carnal no nos puede dominar y mucho menos para dañar a nuestro conyugue.

Así mismo lo dijo el Señor con los mandamientos (San Mateo 22: 37-39) y la regla de oro (San Mateo 7:12). Un matrimonio sin Dios es un matrimonio sin el amor genuino, sin guía del Espíritu Santo y sin la promesa del plan para sus vidas.

Si te encuentras en  esta etapa del matrimonio y quieres dirección del Señor te invito a leer el siguiente artículo sobre oración para un matrimonio en crisis.

Algunos versículos para matrimonios.

Como ya lo dijimos, el amor y los versículos para matrimonios están entretejidos a lo largo de la biblia. Aquí te traemos algunos ejemplos de esos éxitos literarios.

Y dijo: “Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona”. Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido.

Mateo 19: 5-6

Según Mateo, Cristo estaba explicando a sus seguidores referente al matrimonio y lo más llamativo de estos versos es la “unión” un matrimonio que camina en el Señor es unido, ya no piensan separadamente, no buscan el bien propio sino el bien común para los dos, porque son una sola carne; si Dios los unió ni sus costumbres, ni sus raíces, ni sus diferencias, ni sus perspectivas los pueden separar.

Los versículos para matrimonios describen como a una pareja que camina en el Señor a aquellos que sirven juntos en espíritu al Señor, lo explica Pablo en la carta a los Romanos.

Ámense sinceramente unos a otros. Aborrezcan lo malo y apéguense a lo bueno. Ámense como hermanos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutuamente.
Esfuércense, no sean perezosos y sirvan al Señor con corazón ferviente
Romanos 12: 9-11

El matrimonio comprometido a caminar con el Señor, busca sujetarse y someterse el uno a otro en el temor de Dios.

(…) porque eso les arruinará la vida. En cambio, sean llenos del Espíritu Santo.
Efesios 5: 18b
Pablo el apóstol expone una serie de enseñanzas en la carta los efesios 5 : 22-33, que denota sujeción de la esposa a su esposo, marido como cabeza del hogar, Cristo la cabeza de la iglesia. El amor del esposo hacia su mujer debe ser como el amor de Cristo y la mujer debe respetar a su esposo.
Para las esposas, eso significa: sométase cada una a su marido como al Señor, porque el marido es la cabeza de su esposa como Cristo es cabeza de la iglesia. Él es el Salvador de su cuerpo, que es la iglesia. Así como la iglesia se somete a Cristo, de igual manera la esposa debe someterse en todo a su marido.
Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella a fin de hacerla santa y limpia al lavarla mediante la purificación de la palabra de Dios. Lo hizo para presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga ni ningún otro defecto. Será, en cambio, santa e intachable. De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo. Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia. Y nosotros somos miembros de su cuerpo.
Como dicen las Escrituras: «El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo». Eso es un gran misterio, pero ilustra la manera en que Cristo y la iglesia son uno. Por eso les repito: cada hombre debe amar a su esposa como se ama a sí mismo, y la esposa debe respetar a su marido.
Efesios 5:22 – 33

Un matrimonio que anda en el Señor se cuida de la infidelidad.

Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.
Hebreos 13:4
Que tu esposa sea una fuente de bendición para ti.
Alégrate con la esposa de tu juventud.
Es una cierva amorosa, una gacela llena de gracia.
Que sus pechos te satisfagan siempre.
Que siempre seas cautivado por su amor.
Proverbios 5:18-19.

Un matrimonio que anda en el Señor expresa un lenguaje lleno de amor y de respeto.

Esposas, sujétese cada una a su esposo como corresponde a quienes pertenecen al Señor.
Maridos, ame cada uno a su esposa y nunca la trate con aspereza.
Colosenses 3:18-19
El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.
La profecía, el hablar en idiomas desconocidos, y el conocimiento especial se volverán inútiles. ¡Pero el amor durará para siempre!
1ra Corintios 13: 4-8
Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía
Colosenses 3:12-14.
En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
1ra Juan 4:18
pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
1ra Juan 4:8

El matrimonio que esta en el señor permanece fiel, aun cuando la pareja no sea fiel al Señor.

Si un creyente está casado con una mujer que no es creyente y ella está dispuesta a seguir viviendo con él, no debe abandonarla. 13 Y, si una creyente tiene un esposo que no es creyente y él está dispuesto a seguir viviendo con ella, no debe abandonarlo. 14 Pues la esposa creyente da santidad a su matrimonio, y el esposo creyente da santidad al suyo.
1ra Corintios 7: 12b-14a

La mujer en un matrimonio que anda en el Señor es amada.

El hombre que halla esposa encuentra un tesoro,
y recibe el favor del Señor.
Proverbios 18:22
Tus mejillas son como granadas de color rosado
detrás de tu velo.
Aun entre sesenta reinas
y ochenta concubinas
e incontables doncellas,
yo todavía elegiría a mi paloma, a mi mujer perfecta, (…)
Las jóvenes la ven y la alaban;
hasta las reinas y las concubinas del palacio le entonan alabanzas:
«¿Quién es esa, que se levanta como la aurora,
tan hermosa como la luna,
tan resplandeciente como el sol,
tan majestuosa como un ejército con sus estandartes desplegados al viento?».
Cantar de los cantares 6: 7-10
«Hay muchas mujeres virtuosas y capaces en el mundo,
¡pero tú las superas a todas!».
El encanto es engañoso, y la belleza no perdura,
pero la mujer que teme al Señor será sumamente alabada.
Recompénsenla por todo lo que ha hecho.
Que sus obras declaren en público su alabanza.
Proverbios 31: 29-31

Un matrimonio que anda en el Señor sabe esperar y ser dirigido por el Señor.

Y esperar la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, quien les dará vida eterna. De esta manera, se mantendrán seguros en el amor de Dios.
Judas 1: 21
(Visited 32 times, 1 visits today)

Deja un comentario