Parábola del hijo pródigo: La historia de amor de un papá

Comparte este artículo

La parábola del hijo pródigo, es una  de las más conocidas de nuestro señor Jesucristo, y  describe  una  enseñanza de nuestro amoroso y amado Dios. Conozca la dicha de un padre cuando ve llegar a lo lejos a su hijo pródigo, cuando este vuelve del mundo que lo sedujo y arruinó sus sueños y su bolsillo.

Parábola- del -hijo- pródigo 2

Parábola del hijo pródigo

Dios nos espera con los brazos abiertos, una vez que nos arrepentimos de nuestros pecados. Jesús hace la comparación entre un padre e hijos. Uno obediente (el hijo mayor: representa al pueblo de Israel) y el que se marcha de casa (menor: representa a la Iglesia). A continuación desarrollaremos el evangelio del hijo prodigo explicación.

Pertenece a una trilogía de parábolas que comúnmente las llaman: parábolas de la  alegría; recogida en el Nuevo Testamento, exactamente, Evangelio de Lucas (15:11-32). Realicemos la lectura de la parábola del hijo pródigo:

Lucas 15:11-32

11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos;

12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;

24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.

25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;

26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.

28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.

29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.

31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

parábola-del-hijo-de-pródigo 2

Contexto dónde Jesús relató la historia

Luego de realizar la lectura del evangelio del hijo pródigo podemos imaginarnos el contexto donde se predicó esta parábola.

Jesús siempre hacía sus prédicas a los pecadores y a las personas más desvalidas. Por su parte,  los fariseos y judíos que siempre seguían al Maestro lo acusaban de juntarse con personas de mala reputación: los publicanos y pecadores.

El Señor al ver esa actitud de sus fervientes críticos, por supuesto no respondió con ironía, ni propició una  disputa con ellos. Prefirió recurrir a una forma de enseñanza, las parábolas. Pues, el Señor tenía claro que su ministerio era para salvar lo que se había perdido. Es por ello, que a continuación profundizaremos en la parábola del hijo pródigo y su explicación.

Esta historia es muy reflexiva y  principalmente hace énfasis en el amor misericordioso del Padre hacia los pecadores arrepentidos. Además, del innegable gozo que siente ante el cambio de los que toman la decisión de regresar a Él y ser perdonados por sus faltas.

Indiscutiblemente esto ha acarreado que considerables expertos en la Palabra, cuestionen el título que se ha dado a la parábola. Algunos consideran que debió titularse la parábola del hijo desobediente. No obstante, la parábola se enfoca es en el amor incondicional de un padre a su hijo y no en el hijo desobediente y rebelde.

Teológicamente, la parábola del hijo prodigo y su mensaje se basa en la  doctrina de Jesucristo,  de siempre guiar la transformación de las personas pecadoras al arrepentimiento de sus pecados. Pues, su ministerio se basaba en salvar lo que se había perdido. Asimismo, refiere el rechazo a todo aquello que aparta a los creyentes de la misericordia y fe verdadera.

Ahora bien, sobre el hijo pródigo se traduce en tres áreas: la rebeldía o la desobediencia); el arrepentimiento (angustia, necesidad) y el perdón (misericordia, compasión).

Trasciende y simboliza  una situación particular a un caso  general, el de la humanidad descarriada que se ha olvidado de su Dios amoroso. Entonces, ¿qué nos enseña la parábola del hijo pródigo? Para esta pregunta dividimos en secciones cada uno de los símbolos presentes. Primeramente, presentaremos el núcleo de la enseñanza de la parábola del hijo pródigo, luego desmenuzaremos cada símbolo.

Estos eruditos de la Ley no comprendían que el mesías vino a salvar lo que se había perdido. Tal como nos los relató en otras de sus parábolas. Te invitamos a leer sobre la Parábola de la oveja pérdida.

parábola-del-hijo-pródigo 2

Enseñanza que nos deja la Parábola del hijo pródigo

El hijo pródigo enseñanza se centra en el amor perdonador de un padre por su hijo y el desenmascarar las críticas hostiles del hermano mayor en contra de su hermano menor.

En este caso el padre representa a Dios Padre quien nos perdona por amor. Sin embargo, pueblo elegido de Dios, los eruditos de la Ley, criticaban a los publicanos y pecadores precisamente por su vida mundana. En otras palabras, el hijo pródigo que enseñanza nos deja es que todos los pecadores pueden llegar al Reino de Dios, siempre y cuando nos arrepintamos de nuestros pecados con un corazón contrito y humillado.

Jesús con esta parábola revela que Dios Padre perdona a todo aquel que se arrepiente de sus pecados y vuelve al camino de Dios. Ahora, luego de descifrar  el mensaje de la parábola del hijo pródigo, entraremos hacer una breve explicación de los símbolos que encierra este pasaje bíblico.

Rebeldía del hijo menor

Para iniciar con la parábola del hijo pródigo explicación hemos decidido introducir primeramente sobre la rebeldía del hijo menor (Lucas 15:11-12). Este personaje los representa a usted y a nosotros antes de nuestra conversión.

El relato del hijo pródigo comienza cuando  el menor de dos hermanos,  le solicita al padre la herencia que le corresponde. La herencia suele darse luego que los padres fallecen. Sin embargo, este hijo reclamó su herencia. El Padre no peleó, sino que le entregó los bienes.

Desde una perspectiva cristiana, podríamos descifrar que tal sucesión se refiere a la gracia y los dones que el Señor,  coloca a cada uno de nosotros. El hijo reclama conseguir  esa fortuna (gracia y dones), con la mayor  autonomía posible; con la finalidad de emplearla fuera del alcance de su padre.

Otro de los mensajes del hijo pródigo es que éste se rebela con su padre cuando decide alejarse de su casa, pues se rebelaba contra la dependencia de su padre. No obstante, Dios jamás detiene a un hijo rebelde. Lo deja marchar para que aprenda de su propia necedad (Romanos 1:23-27).

Salmos 81:10-12

10 Yo soy Jehová tu Dios,
Que te hice subir de la tierra de Egipto;
Abre tu boca, y yo la llenaré.

11 Pero mi pueblo no oyó mi voz,
E Israel no me quiso a mí.

12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;
Caminaron en sus propios consejos.

El hombre o la mujer que abandona a Dios termina comiendo con los cerdos (Lucas 11:14-15; Génesis 6:3-5; Romanos 1:28-31). Esto significa que la humanidad desobediente está entregada a una mente reprobada, a todos los pecados e inmundicias.

La vida mundana

Otra de los elementos que nos enseña la parábola del hijo pródigo es cómo el hijo pródigo dilapida la herencia viviendo como un morador de la Tierra. Este es el hijo pródigo significado bíblico es aquel que malgasta el dinero de otro. Luego, de gastar el dinero y la hambruna que padeció, se da cuenta que sin la dirección de su Padre está perdido.

Su falta radica en la rebelión contra su padre, así como está mal utilizando la herencia de su padre (derroche y libertinaje).  Por supuesto,  lo lleva al fracaso. El hombre que abandona el camino de Dios termina esclavizado al pecado.

Esta enseñanza de la parábola del hijo pródigo demuestra que el pecado y la vida de libertinaje lo lleva a un acto desesperado, abominable y como consecuencia, empeora más su situación.  En resumen del hijo pródigo parabola en este aspecto es:

  1. La rebelión del hijo mostró su rebeldía al reclamar la herencia y alejarse de su padre para no depender más de su padre.
  2.  Dios jamás detiene a un hijo pródigo, malgastador y rebelde para que aprenda de su propia necedad.
  3. El hombre que se aleja de Dios termina esclavizado al pecado.
  4. El hombre que se aleja de Dios termina comiendo con los cerdos. Revolcándose en sus pecados y lascivias.
  5. El derroche trae ruina. El hecho que la hambruna llegara al lugar donde estaba el hijo pródigo, significa la ruina llega a la familia.
  6. El derroche de los dones de Dios, puede traer ruina en nuestras vidas.

Parábola -del- hijo -pródigo 3

El arrepentimiento del hijo pródigo

Previo al arrepentimiento el hijo pródigo tuvo hambre. Esta necesidad de alimentarse es el hambre espiritual. Comer del pan de vida. Comer del cuerpo de Cristo. Esta situación de hambre hace que el hijo pródigo arrepentido regrese a la casa de su padre después de reflexionar, volviendo en sí se da cuenta de su situación. El hijo pródigo reflexión sobre lo que estaba haciendo con su vida. Vuelve en sí sobre su necedad.

La reflexión del hijo vino acompañada de una acción de vida. En otras palabras, el hijo pródigo biblia nos refiere que luego de la reflexión, el hombre arrepentido regresa a casa arrepentido para quedarse para siempre. Al llegar le confiesa a su padre sus pecados y arrepentimiento y por lo tanto es restaurado.

En otras palabras, hay un orden: la reflexión lleva a actuar, confesar, arrepentirse, recibe el perdón y viene la restauración (1 Juan 1:8)

El arrepentimiento en la parábola del hijo prodigo mensaje nos relata como el hijo se hunde en la desgracia. Reflexiona y se da  cuenta que sería de mayor bienestar volver a casa  del padre que seguir en ese estilo de vida. Jesús enfatizó sobre el arrepentimiento. Este acto sólo responde cuando abandonamos ciertamente el pecado.

El regreso 

El comportamiento del hijo pródigo nos deja una gran enseñanza. Regresa al hogar de su padre, pidiendo perdón y se humilla pidiendo trabajar como uno de sus jornaleros. Le confiesa a su padre sobre su depravación, error.

Su regreso es producto de sus reflexiones ante la vida mundana que llevaba. Por lo tanto dijo:

Lucas 15:18-20

18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.

20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

Parábola- del- hijo- pródigo 6

El perdón del Padre

En este aspecto, el hijo prodigo resumen nos relata la felicidad del padre por el regreso de su hijo a casa era tan grande que no esperó que él  le pidiera perdón para poder recibirle. Al contrario, por su infinito amor fue impulsado por su compasión, lo abrazó y besó.

No le importó la suciedad en su cuerpo y las vestiduras. Seguidamente, el hijo sintió el afecto de su padre y le confesó su pecado y éste lo perdonó. Simplemente fue la más perfecta y hermosa reconciliación.

El significado de la parábola del hijo pródigo en este punto se refiere a que el padre ya estaba consciente de que su hijo había sido tratado por Dios. Lo llevó al desierto, por lo tanto sabía que su hijo se había arrepentido de su rebelión, por lo tanto lo recibió.

El amor de su padre y su perdón lo recibió como hijo, no como jornalero. Esto significa que cuando un pecador regresa a Dios, el Señor le coloca hermosos vestidos espirituales (Efesios 4:22)

Símbolos de las vestiduras del hijo pródigo

Al arrepentirse el hijo pródigo y ser perdonado por su padre, lo manda a vestir, colocarle un anillo y hacer una gran celebración. Estos elementos encierran un símbolo y significado. leamos.

Vestiduras

Las vestiduras representan al nuevo hombre. Dios nos da la mente de Cristo. Estamos revestidos de justicia en la Sangre de Cristo. Gracias a su sacrificio en la cruz Dios viste en santidad y pureza.

El anillo

El anillo que ordenó el padre colocarle al hijo pródigo significa es un símbolo de recibir al Espíritu Santo (Efesios 1:13). Significa que un pecador arrepentido recibe de Dios su Espíritu para ser guiados. Por lo tanto, el anillo significa que esta persona le pertenece a Dios.

Sandalias

Las sandalias separan al hombre arrepentido de la suciedad que puede hallarse en la tierra y le permite andar. Las sandalias nos separan de lo mundano. Por lo tanto, podemos seguir a Cristo. Para seguir ese camino, debemos conocerlo. Por esta razón te invitamos a leer el siguiente link titulado Juan 14:6 Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida

El becerro

Representan las bendiciones que recibimos cuando regresamos al camino de Dios.

Personajes de la parábola del hijo pródigo

En esta hermosa parábola participan algunos personajes que deseamos presentarte y qué simboliza cada uno de ellos:

El hombre

de la parábola representa a Dios, el Padre de todos los hombres porque Él es el creador de la humanidad.

El hijo mayor

Representa a los escribas y fariseos. Los expertos de las escrituras quienes eres duros de corazón, faltos de misericordias, orgullosos.

El hijo menor

Simbolizan a los publicanos y pecadores. Todos nosotros antes de convertirnos. Personas libertinas, que viven en el mundo. impacientes, tal como le pidió la herencia. Amante de los deleites de este mundo. Deseosos de hacer el mal.

El hijo pródigo significado es aquel que es  derrochador, malgastador de los bienes de otro. El que derrocha a manos llena de lo que a otro le pertenece.

parábola-de-hijo-pródigo 2

Análisis de la parábola del hijo pródigo 

Como se puede evidenciar, la parabola del hijo prodigo y su enseñanza nos muestran que existen  diversos  aspectos interesantes desde una visión cristiana. Por ejemplo, en primer lugar manifiesta  que las consecuencias  que surgen  del pecado no es criticar , sino las secuelas  de acciones negativas  que acaban mal.

Por otro lado,  al realizar el análisis de la parábola del hijo pródigo, podemos darnos cuenta que la conducta interesada del hijo menor tuvo una transformación racional y no sentimental. Busca un bien para sí mismo y no la santidad en sí.  De ahí, que disponga una explicación para el padre en la que  pide le permita trabajar como uno más de sus trabajadores.  Y así encuentra en éste un perdón incondicional.

Ahora bien, al darnos cuenta cuál es el mensaje de la parábola del hijo pródigo  podemos decir, que la conversión real es producto del arrepentimiento verdadero, pues observa en las acciones de su padre un  amor desinteresado  e incondicional. Estas son las verdaderas características de una real conversión. Y ésta ocurre cuando acudimos a nuestro amado Dios y nos arrepentimos de corazón de las faltas cometidas.

Ahora bien, el verdadero personaje central de la parábola encarna a Dios Padre y principalmente  su naturaleza a la  misericordia.

Desde el inicio  de la historia se nos muestra un precepto, el padre  había tenido dos hijos, y a su vez, los mismos  simbolizan  a la humanidad entera. Uno de ellos representa a los arrepentidos que se distancian  del  carácter  del Padre y el otro a los pecadores que se someten a éste, pero al final,  ambos son dignos del legado paterno.

El padre acepta y respeta la decisión que su hijo  tomó por su libre albedrío, por lo tanto, le comparte su herencia y lo deja ir. Con esto nos demuestra nuestro amoroso Dios que no es un dictador, ni impone su voluntad. Además, nos enseña el camino que nos conviene.

En otra aparición del padre se refleja la manifestación de su total  misericordia. Al distinguir  a su hijo que vuelve,  sale corriendo a  buscarlo,  lo abraza y lo besa antes de que diga alguna palabra.  Explica como Dios sale a buscar  aquel o aquella persona  que lo regresa al camino. Inclusive estando en cuenta que puede existir  un trasfondo y la conversión no sea del todo  completa, Dios nos espera. De esta manera, lo acepta sin  reprochar su indiferencia anterior o  falta.

Por otra parte, cuando el padre  conversa con su primogénito, se evidencia un  reclamo fuerte,  pero el padre responde firme y compasivo,  porque Dios no permite ningún descuido para aquellos que lo siguen.   

El hijo mayor o  primogénito es el actor que menos tiene participación en el relato. Éste personifica a los hijos de Dios que se consideran fieles y justos a sí mismos, y además, se  someten en todo a la voluntad de nuestro Padre.

El sentido verdadero de este protagonista  es descubrir  como los creyentes de Dios  Padre también pueden caer en errores, faltas o pecados. En esta situación, se evidencian los celos. Estos sentimientos encarnan a los fariseos y escribas a quienes Jesús les hablaba acertadamente.

Al recriminar al progenitor lo que el hermano hace, en comparación, con lo que ha hecho por él, se manifiesta que también en su fe está sometida a algún interés particular. Dicho de otro modo, esta enseñanza de la parábola del hijo pródigo sirvió como ejemplo  para  los escribas y  fariseos así como también para los publicanos y pecadores. Verdaderamente muchas son las enseñanzas que el Señor nos dejó en las mejores parábolas de Jesús.

Vigencia de la parábola del hijo pródigo

Inclusive hoy en día se puede decir que también sirve de aprendizaje  para los cristianos fieles  y para el resto de las personas.

De hecho,  a los escribas y fariseos  les demuestra que son débiles ante la tentación, ya que ante  la soberbia que representa un gran pecado,  se aloja de manera fácil en ellos por predicar  una fe. Y de la misma manera, manifiesta  que la fe del cristianismo  no consiste en ser partícipe solamente,  de liturgias y  ritos,  sino también,  en profesar la compasión,  misericordia y por supuesto no juzgar a las demás personas.

En relación a los publicanos y pecadores les enseña las graves consecuencias de las malas acciones y del pecado,  y de allí,  que les haga una  invitación a convertirse.  Les muestra la verdadera  importancia del arrepentimiento y la misericordia, así como del amor incondicional de nuestro Dios que todo lo perdona.

Por esta razón, nuestro señor Jesucristo, narraba que el amor de Dios era tan grande. A pesar de ser  pecadores, Él nos envió a su Único Hijo,  a dar su vida  por  todos nosotros. De esta manera tenemos el privilegio de entrar  a su Reino, gozar de la  vida eterna y por lo tanto, librarnos de la condenación perpetua.

En la parábola del hijo pródigo como bien se ha dicho, se trata, del amor que tiene un padre hacia un hijo, a pesar de sus acciones equivocadas, el siempre estará allí para consolarlo y proveer.

La parábola del hijo pródigo, es un relato que podemos encontrar en el Evangelio de Lucas. La historia narra la vivencia de un hijo que se aleja de su padre y, tras malgastar su fortuna, regresa pidiendo perdón y es aceptado nuevamente con felicidad por su progenitor.

Esta parábola se puede  apreciar  de diversas formas.  Por una parte, están aquellas personas  quienes la ven  como una fuerte  advertencia a los fieles  creyentes que se alejan de su fe por una u otra causa.   Al final su única alternativa  sería volver al camino correcto.  Y  por otro lado, están las personas que lo interpretan de una forma poco esperanzadora.

Por otro lado, además  es viable  repasar  que la figura  representativa del padre no es  cerrada,  ni perjudicial,  a la toma de  decisiones de su hijo. Sencillamente que es éste quien comete el error  y luego  vuelve  a su lado para pedir  ayuda.

Es importante entender, que el error del hijo pródigo no es abandonar el hogar paterno, sino en todo caso, desea sostenerse por sus propios medios. Una vez que desperdicia sus primeras oportunidades, un razonamiento  profundo, imparcial  y objetivo  debería concluir  que son dos posturas diferentes y no lo contrario. Esto debería llevarnos a pensar en dos roles opuestos, uno del bueno y otro del malo.

Dios siempre usaba las parábolas  sencillamente para enseñarnos lo significativo  e importante   que resultaban la Palabra de Dios. A través de la parábola del hijo pródigo el Señor nos enseña su voluntad.

La misericordia de Dios

En este sentido, el Señor nos brinda una vida totalmente abundante en él, ¿pero qué hacemos? Simplemente  nos resistimos a su amor incondicional. La humanidad prefiere convenientemente vivir con sus propias reglas. Es allí donde nos comportamos como el hijo menor.

Es decir, cuando el hijo le pidió su herencia, ya que  era una manera de expresarle al padre que no le importaba su autoridad y mucho menos lo  respetaba. Por lo tanto,  lo preferiría muerto para así vivir la vida como mejor le pareciera.

En la vida definitivamente lo más importante es el plan que Dios tiene para nosotros. Sin embargo,  generalmente llevamos nuestra vida por el camino de los intereses propios  y no seguimos a Dios. Tal cual,  como cuando el hijo menor se halló en medio de los cerdos.

Otras personas nos comportamos como el hijo mayor, es decir,  somos fieles y  devotos de nuestras iglesias y por supuesto de  Dios. Aun así cometemos el error de juzgar a las personas que consideramos bajas o malas. Inclusive podemos cerrar las puertas de las iglesias a estas personas porque simplemente no queremos asociarnos con ellos.

Hay que  reconocer  que muchas  veces nuestra actitud hacia los  pobres, los marginados o  pecadores es contraria a la actitud que nos enseña nuestro amado Dios. Podemos mirar  a otros y  los tildamos  por su pasado o errores. Indiscutiblemente, el hijo mayor hizo esto con su hermano. Por eso, el cristiano siempre debe de estar alegre, contento  cuando una persona, sea quien sea y tenga el pasado que tenga, regrese a los pies de Jesús.

Y ahora detallaremos la actitud de Dios hacia el pecador.  El Señor  relató  esta parábola después de haber narrado  las parábolas de la oveja perdida y de la moneda perdida. Por supuesto, en cada historia Jesús da a entender que nuestro adorado  Dios es quien escudriña  a nuestros corazones. Entonces, cuando nos perdemos, es Dios quien busca la forma y hace  todo lo posible para encontrarnos. Eso, es el cristianismo,  cuando lo buscamos  a Él, dice Lucas 15:10, “hasta los ángeles gozan con gran júbilo”.

Parábola -del- hijo -pródigo 8

De acuerdo a esta historia, el Señor nos indica, que siempre existirá un lugar, un espacio en el corazón de Dios para todos aquellos que decidan volver  a Él. Por ende, el Señor nos perdona todos nuestros  pecados. La mente humana nunca podrá entender el gran e incondicional amor de Dios para con nosotros.

Muchos han puesto esta historia más al centro de la manera de ser de Dios. La han llegado a llamar: la parábola del Padre Misericordioso, inclusive ha inspirado a muchos escritores.

La forma de reaccionar  del Padre frente a su  hijo menor nos  da la fuerza para  acudir siempre a Dios en cualquier circunstancia  de la vida, Incluso, así hayamos vivido situaciones inesperadas. Nuestro Dios continuamente  estará esperándonos.

El Señor estará pendiente de nuestras necesidades, extenderá su mano para ayudarnos.  Igualmente, esta parábola nos enseña que el Señor se goza cuando volvemos a sus caminos. Esta afirmación se sustenta sobre la base de que el padre amoroso hace un gran evento o fiesta para rescatarnos de la muerte del corazón. Como dice la parábola “Este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la Vida.” (Lucas 15:24)

Existen muchas personas buenas que llevan años asistiendo a la iglesias, estudiando el evangelio, pero que no han llegado a saborear lo que sus vidas y su entrega significan para Dios. Generalmente están expresando amargura y reproche como el hijo mayor  en esas palabras: “tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; cuando ha venido ese hijo tuyo…” y de nuevo le responde   con total cariño y confianza: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo.”

En consecuencia los invito a reflexionar y a concienciar  lo bueno que es el Señor, ya que si no lo hacemos vamos a caminar como el hijo mayor  con lamentos en el corazón y sin alegrarnos por la alegría de los demás, sin reconocer los milagros que sucedan a nuestro alrededor.

Y finalmente,  la  parábola del hijo pródigo o hijo perdido  resumen es una de las historias de perdón y amor  más reconocidas. Es una historia llena de entendimiento, gracia y misericordia.

Historia del hijo pródigo para niño

La historia del hijo pródigo para niños  es un relato bíblico que promueve una enseñanza espiritual y familiar. Los padres podemos contarles a nuestros hijos más pequeños y conversar sobre esta historia e indagar qué enseñanza del hijo pródigo han podido aprender.

Podemos contar la historia del hijo pródigo en forma de cuento o de historieta. A continuación te proponemos un modelo de cuento sobre la parábola del hijo pródigo.

Cuento del hijo pródigo

Había una vez un Padre muy rico que tenía dos hijos que amaba con todo su corazón. Les daba regalos, alimentos, las mejores vestiduras. A pesar de su bondad y amor, el hijo más pequeño quería irse de su casa. Deseaba estar en fiestas, tener novias, bailar y ya estaba cansado de hacer las obligaciones que tenía en su casa.

Ya no quería obedecer a su padre. Un buen día decidió reclamar su herencia. Su Padre que lo amaba tanto, le entregó todo el dinero que le pertenecía en herencia. Y el hijo más pequeño partió de su casa dejando triste a su padre.

El hijo menor hacía lo que le parecía, iba a fiesta, comía, bebía, sólo andaba con sus amigos haciendo de las suyas. Hasta un buen día que gastó todo su dinero. Ya sus amigos lo abandonaron. Para mantenerse tenía que trabajar junto a los cerdos.

Acongojado por lo que había hecho, se dio cuenta que debía regresar a su casa. Prefería ser un obrero más de las grandes tierra de su padre, pero sabía que ahí lo amaban.

Un buen día regresó. Al verlo su Padre corrió a abrazarlo, besarlo. Perdonó toda su desobediencia. Ordenó que lo bañaran y les pusieran las mejores vestiduras. Su Padre estaba gozoso del regreso del hijo menor. Sin embargo, el hermano mayor estaba lleno de rencor porque no entendía como su padre consentía a su hermano a pesar de su desobediencia. El padre hizo un gran banquete en honor a su hijo e invitó a todos a celebrar su regreso.

Comprensión del cuento

Luego de leer a los niños el relato del hijo pródigo es importante tomarnos un tiempo con nuestros hijos a debatir sobre la enseñanza de esta parábola.

Podemos preguntarle a nuestros hijos qué aprendieron, qué enseñanzas les dejó, inclusive pedirles que hagan una parabola del hijo pródigo resumen.

Preguntas

¿Quién es el hijo prodigo?

¿Cuál es el significado del hijo pródigo?

Historieta del hijo pródigo

A continuación te dejamos una historieta del hijo prodigo para niños:

Historieta en imágenes de la parábola del hijo pródigo-1

 

Imágenes de la parábola del hijo pródigo-2

 

Imágenes de la parábola del hijo pródigo-3

Demuestra la forma en que Dios nos ve sin importar si nosotros decidimos rechazarlo o regresar a Él. Simplemente nos revela el gran amor que siente por nosotros y como él desea que aquellos que se han apartado regresen a él. Ahora bien, luego de narrarte esta hermosa historia del amor de Dios, te invitamos a leer el siguiente artículo referido a Santa Cena Evangélica

Por otro lado, te dejamos el siguiente video del hijo prodigo para niños para escuches con tus hijos esta hermosa historia.

(Visited 2.898 times, 2 visits today)

Deja un comentario